domingo, 15 de noviembre de 2015

Cómo ser un líder de proyecto que promueve el aprendizaje



En el artículo anterior les comenté sobre las características que tienen los equipos de trabajo y de proyectos que aprenden más rápido, siguiendo los resultados de una investigación realizada por Amy Edmondson, Richard Bohmer y Gary Pisano y publicada por Harvard Business Review.
 
Aunque en el estudio se hacía referencia al aprendizaje en aquellas situaciones en las que se presentaba un cambio de paradigma, por la introducción de una nueva manera de hacer las cosas o tecnología, este es un proceso continuo, tanto en nuestras vidas como en los equipos de proyectos.
  
Seguro que todos los lectores de este blog conocen lo que son las lecciones aprendidas del proyecto y que, por lo general, su revisión y análisis se realiza una vez que se ha finalizado con la iniciativa. Sin embargo, el aprendizaje en el proyecto se produce a diario y el gerente o líder debe estar en la capacidad de incentivarlo y aprovechar el valor que este tiene, tanto para la organización, su equipo de trabajo y él.
  
En el artículo que cito al inicio de este post, sus autores incluyen tres consejos para convertirnos en gerentes de proyectos que promueven el aprendizaje, estos son:
  
1.- Estar accesible
 
El líder o gerente de proyectos que quiera incentivar el aprendizaje dentro de su equipo debe estar siempre disponible para conversar con sus miembros, aclarar sus dudas, escuchar sus opiniones y recomendaciones. Permitiendo que estos tengan claro que sus aportes son bienvenidos y valorados.
  
2.- Pedir colaboración  
 
El líder o gerente de proyectos no es el dueño del conocimiento y en su equipo está rodeado por profesionales, que si no son expertos en su área, seguramente cuentan con experiencias y habilidades muy valoradas. Pedir a estos opiniones sobre cómo hacer las cosas o ayuda para garantizar que todo esté en orden, crea entre los miembros del equipo un ambiente en el que se comparte la información, permitiendo el aprendizaje individual y social.
  
3.- Ser un modelo “falible”
 
El líder o gerente de proyectos puede fallar, y lo hace con mucha frecuencia como todos los seres humanos. La capacidad que este tenga para asumir sus errores ante los miembros del equipo incentiva también el aprendizaje, mostrando que existen espacios para fallar y buscar las soluciones sin castigos o represalias.
  
En pocas palabras, para convertirnos en un líder o gerente de proyectos que promueva el aprendizaje debemos crear un ambiente de confianza en el equipo de trabajo, en el que el resto de los integrantes nos reconozcan como un colaborador o facilitador y no como un JEFE.
  
Adicionalmente debemos ser lo suficientemente humildes y receptivos para tomar en cuenta e incorporar al trabajo las ideas de nuestros colaboradores, dándoles además el crédito por estas y sus resultados. Como todo stakeholder del proyecto, los miembros del equipo necesitan ser reconocidos y esta es una buena manera de hacerlo, ya que les permite sentirse parte importante del equipo y del proyecto.
  
Convertirnos en un LIDER o GERENTE de proyectos que promueva el aprendizaje en la organización y el equipo pasa por aprender a relacionarnos de la mejor manera posible con las personas, tanto las que trabajan a nuestro lado como con el resto de los interesados. Es aquí donde está la clave que complementa nuestros conocimientos, habilidades técnicas y experiencias.  

lunes, 2 de noviembre de 2015

Equipos de proyectos que aprenden rápido



El cambio acelerado se ha convertido en la norma del mundo de hoy. Constantemente y en la búsqueda de hacer más eficiente nuestras vidas, se desarrollan nuevas maneras de hacer las cosas, lo que nos somete a un proceso de aprendizaje y des-aprendizaje que nunca acaba.
Los equipos de trabajo y en especial los de proyectos no escapan a esta realidad, en la que el cambio debe ser asimilado lo más rápido posible, ante el riesgo de que la organización pierda oportunidades de mercado con la competencia o de que la nueva tecnología se haga obsoleta antes de que los miembros del equipo logren dominarla.
En un artículo que re – leí recientemente, titulado Speeding Up Team Learning los autores, Amy Edmondson, Richard Bohmer y Gary Pisano, nos cuentan cuáles son las características que diferencian a los equipos que aprenden rápido de aquellos que no lo hacen. Estos hallazgos fueron el producto de un trabajo de investigación llevado a cabo en los 16 centros médicos más importantes de Estados Unidos, mientras se implementaba una nueva y difícil técnica para realizar cirugías cardíacas.
Según los autores, los equipos que aprenden más rápido se caracterizan por tres elementos fundamentales:
1.- Son equipos diseñados para aprender:
Los autores identificaron que los equipos que aprenden más rápido son aquellos que se conforman tomando en cuenta tanto los conocimientos y habilidades técnicas de los integrantes, como sus habilidades blandas. La capacidad para trabajar en equipo, la disposición para lidiar con situaciones nuevas y ambiguas y la confianza que tengan los miembros para ofrecer sus sugerencias y expresar sus opiniones al resto de sus compañeros, sin importar el estatus, son condiciones necesarias para que el proceso de aprendizaje ante un cambio en los procedimientos o una nueva tecnología sea más rápido.
Esto demanda del gerente de proyectos la capacidad de equilibrar entre ambos tipos de habilidades, duras y blandas, a la hora de elegir o influir en la elección de los miembros de su equipo de trabajo.
2.- Los líderes asumen el reto de manera tal que los miembros del equipo se mantienen altamente motivados a aprender
La segunda característica identificada en este tipo de equipos, es la actitud del líder o gerente de proyecto ante la transformación. Los equipos más rápidos en aprender son aquellos en los que el líder asume el cambio como un reto para la organización y no como un simple asunto técnico.
Según los autores, este tipo de gerentes de proyecto le dan una mayor importancia a encontrar nuevas maneras para que el equipo trabaje junto y con motivación que a la adquisición individual de nuevas habilidades. Entendiendo que el buen funcionamiento de la nueva metodología de trabajo requiere de la participación de todos los integrantes.
3.- El líder crea un ambiente de comodidad psicológica que incentiva la comunicación entre los miembros del equipo y la innovación
Los equipos que aprenden más rápido son aquellos en los que existe la suficiente confianza entre sus miembros, para que estos se sientan en la libertad de expresar sus opiniones, sugerir o intentar nuevas maneras de hacer las cosas, puntualizar aquellos problemas que hayan identificado o asumir sus errores. Sin correr el riesgo de quedar en ridículo o ser avergonzados ante sus compañeros.
Según los autores, el líder de proyecto o del equipo debe crear una atmósfera en la que el ensayo y error se asuma con naturalidad, generándose la comunicación necesaria en el equipo para cualquier proceso de aprendizaje.
Así como la investigación sirvió para identificar estos tres elementos que permiten a los equipos transitar aceleradamente por su curva de aprendizaje, también fue útil para dejar al descubierto aquellos, que a pesar de la creencia popular, no juegan un rol catalizador en este proceso, no siendo condiciones suficientes:
La experiencia y los conocimientos del líder y los miembros del equipo de proyecto.
El apoyo de la gerencia de la organización a la adopción del nuevo procedimiento o tecnología
El estatus o nivel del gerente o líder del proyecto
Que el equipo de proyectos registre y realice reuniones post ejecución para revisar las lecciones aprendidas
En el próximo artículo les comentaré cuáles son, según estos autores, las características de un gerente de proyectos orientado al aprendizaje.