domingo, 15 de noviembre de 2015

Cómo ser un líder de proyecto que promueve el aprendizaje



En el artículo anterior les comenté sobre las características que tienen los equipos de trabajo y de proyectos que aprenden más rápido, siguiendo los resultados de una investigación realizada por Amy Edmondson, Richard Bohmer y Gary Pisano y publicada por Harvard Business Review.
 
Aunque en el estudio se hacía referencia al aprendizaje en aquellas situaciones en las que se presentaba un cambio de paradigma, por la introducción de una nueva manera de hacer las cosas o tecnología, este es un proceso continuo, tanto en nuestras vidas como en los equipos de proyectos.
  
Seguro que todos los lectores de este blog conocen lo que son las lecciones aprendidas del proyecto y que, por lo general, su revisión y análisis se realiza una vez que se ha finalizado con la iniciativa. Sin embargo, el aprendizaje en el proyecto se produce a diario y el gerente o líder debe estar en la capacidad de incentivarlo y aprovechar el valor que este tiene, tanto para la organización, su equipo de trabajo y él.
  
En el artículo que cito al inicio de este post, sus autores incluyen tres consejos para convertirnos en gerentes de proyectos que promueven el aprendizaje, estos son:
  
1.- Estar accesible
 
El líder o gerente de proyectos que quiera incentivar el aprendizaje dentro de su equipo debe estar siempre disponible para conversar con sus miembros, aclarar sus dudas, escuchar sus opiniones y recomendaciones. Permitiendo que estos tengan claro que sus aportes son bienvenidos y valorados.
  
2.- Pedir colaboración  
 
El líder o gerente de proyectos no es el dueño del conocimiento y en su equipo está rodeado por profesionales, que si no son expertos en su área, seguramente cuentan con experiencias y habilidades muy valoradas. Pedir a estos opiniones sobre cómo hacer las cosas o ayuda para garantizar que todo esté en orden, crea entre los miembros del equipo un ambiente en el que se comparte la información, permitiendo el aprendizaje individual y social.
  
3.- Ser un modelo “falible”
 
El líder o gerente de proyectos puede fallar, y lo hace con mucha frecuencia como todos los seres humanos. La capacidad que este tenga para asumir sus errores ante los miembros del equipo incentiva también el aprendizaje, mostrando que existen espacios para fallar y buscar las soluciones sin castigos o represalias.
  
En pocas palabras, para convertirnos en un líder o gerente de proyectos que promueva el aprendizaje debemos crear un ambiente de confianza en el equipo de trabajo, en el que el resto de los integrantes nos reconozcan como un colaborador o facilitador y no como un JEFE.
  
Adicionalmente debemos ser lo suficientemente humildes y receptivos para tomar en cuenta e incorporar al trabajo las ideas de nuestros colaboradores, dándoles además el crédito por estas y sus resultados. Como todo stakeholder del proyecto, los miembros del equipo necesitan ser reconocidos y esta es una buena manera de hacerlo, ya que les permite sentirse parte importante del equipo y del proyecto.
  
Convertirnos en un LIDER o GERENTE de proyectos que promueva el aprendizaje en la organización y el equipo pasa por aprender a relacionarnos de la mejor manera posible con las personas, tanto las que trabajan a nuestro lado como con el resto de los interesados. Es aquí donde está la clave que complementa nuestros conocimientos, habilidades técnicas y experiencias.