jueves, 27 de septiembre de 2018

Gestión emprendedora de proyectos



 
La gerencia de proyectos no solo le es útil a los emprendedores para desarrollar los productos o servicios que pretenden ofrecer en los mercados. Si quieren consolidar una organización, en el largo plazo, tendrán que hacer uso de esta en reiteradas ocasiones.
Pasar de ser emprendedor a empresario requiere que se desarrollen un conjunto de activos que permitan que la organización dirija todos sus esfuerzos hacia el logro de la visión estratégica. Desde el desarrollo y la puesta en marcha de sistemas informáticos, canales de mercadeo y venta, la determinación de las necesidades en lo referente al talento humano, la selección y capacitación del mismo, hasta la creación de servicios y productos para satisfacer las nuevas necesidades, que vamos identificando, de los clientes, pasan definitivamente por la gestión de un proyecto.
El uso de un marco de trabajo profesional en una organización que recién comienza, al menos, nos permite:
1.- Identificar la prioridad en que deben ser desarrollados los diferentes activos, y gestionados los proyectos correspondientes, para lograr los objetivos estratégicos planteados. De manera tal que podamos asignar los recursos con los que contamos de la manera más eficiente posible.
2.- Realizar un proceso de planificación en el que se determinen el alcance, los recursos, el tiempo, los costos, la calidad y los riesgos relacionados con cada uno de los proyectos.
3.- Entender como cada uno de los proyectos que se realizarán están relacionados, sea que formen parte de un programa o de una cartera, y como estos impactan en el logro de la visión estratégica.
4.- Contar con los mecanismos necesarios para monitorear el avance del proyecto durante la ejecución, controlar los cambios y actuar efectivamente cuando se presenten las contingencias.
5.- Que quienes formen parte de la organización entiendan hacia dónde esta se dirige, cuál es el esfuerzo que deben hacer y su aporte para lograr los objetivos.
6.- Desarrollar aprendizaje organizacional, un activo muy importante, a través de la documentación y puesta en práctica de las lecciones aprendidas.
Dave Lavinsky, en su libro, Start at the end, sostiene que los enfoques, marcos de trabajo y metodologías que existen para la gestión de proyectos están dirigidas a organizaciones grandes y ya constituidas. Este autor propone que los emprendedores que recién comienzan a transitar su camino de empresarios, y sus organizaciones, aborden la gerencia de proyectos con una estrategia que les “permita subdividir aquellos esfuerzos que son muy grandes en piezas más pequeñas y alcanzables” para sus empresas.
Lavinsky propone 5 pasos para ejecutar proyectos, según él, de una manera más efectiva si somos emprendedores:
1.- Definir la naturaleza y el alcance del proyecto
2.- Asignar al gerente de proyectos
3.- Planificar el proyecto
4.- Ejecutar y monitorear el avance
5.- Realizar una revisión post - proyecto
Este autor termina el capítulo de su libro dedicado a la gestión de proyectos con el sub – título “Por qué una gran gerencia de proyectos cambiará tu vida o al menos tu negocio” y la respuesta es simple, es a través de esta que se pueden desarrollar todas las capacidades, materiales e intangibles, que permiten que una empresa genere beneficios, crezca y se haga sostenible en el largo plazo, si algo tienen en común las grandes organizaciones, que una vez fueron emprendimientos y pasaron de un garaje a convertirse en corporaciones globales, es que gestionaron sus proyectos de manera profesional.
¡Si te gustó, comparte!