martes, 27 de julio de 2010

La formulación de proyectos sociales, la matriz de marco lógico (II)


Siguiendo con nuestra serie sobre la matriz de marco lógico, en este post hablaremos de la segunda columna, la cual está destinada a los indicadores del proyecto.

En mi experiencia impartiendo talleres sobre formulación de proyectos sociales con la metodología de marco lógico, puedo decir que uno de los temas más controversiales y que generan una mayor cantidad de preguntas, es el referente a la formulación de los indicadores y como estos se diferencian de las metas. Así que creo que antes de entrar en la matriz sería interesante hablar un poco de este tema.

Debo advertir antes de comenzar, que la explicación que daré a continuación reflejará la manera en como yo entiendo y utilizo los indicadores, la cual puede diferir en muchos casos de lo que está presente en la literatura, pero, que espero les ayude a entender un poco más sobre estas herramientas de medición.

Los indicadores del proyecto
Los indicadores son herramientas que utilizamos a lo largo del proyecto para determinar si hemos cumplido o no con los objetivos que nos hemos planteado alcanzar en un momento determinado. Como bien lo refleja su nombre, los indicadores nos indican si vamos bien o no en la ejecución de las actividades que comprenden la intervención. Sin embargo, estos no nos dicen que estamos haciendo bien o mal, sólo son una especie de luz de alerta que se enciende en un momento determinado.

Ahora bien, para el enfoque de marco lógico, así como para la mayoría de las metodologías de formulación de proyectos, los indicadores deben construirse tomando en cuenta tres elementos fundamentales que son: la cantidad, los indicadores deben estar asociados a un número que nos permita medir, la calidad, debemos saber cuáles son las características que mediremos y el tiempo o cuándo realizaremos la medición.

Para ejemplificar la construcción de los indicadores en la metodología del marco lógico, supongamos que uno de nuestros objetivos específicos es incrementar la producción de tomate en un 30% en los próximos 6 meses en una población determinada. Y uno de los indicadores que utilizaremos para medir este logro será:

Utilización del 50% de las parcelas cultivables, en la población, en la siembra de tomate al tercer mes.

Este indicador cumple con nuestras características:

En principio nos especifica una cantidad que en este caso es 50%, en segundo lugar la calidad refiriéndose a las tierras cultivables destinadas a la siembra de un rubro en particular, en este caso el tomate y en tercer lugar al tiempo, el tercer mes, que es el momento en el que iremos a constatar si realmente se está cumpliendo con el plan.

La confusión comienza cuando le adjudicamos una cantidad al indicador, debido a que al hacer esto estamos fijando una meta, y entonces la pregunta habitual es:

¿Cuál es la diferencia entre los indicadores y las metas?

El enfoque de marco lógico engloba en la formulación del indicador, la meta. Es decir ese valor que debemos alcanzar en un momento determinado. Vamos a diseccionar nuestro ejemplo para verlo mejor:

El indicador podemos separarlo en los siguientes componentes:

La variable: el número o porcentaje de parcelas cultivables

La meta: 50%

El indicador: el valor que tomará la variable al tercer mes

Tenemos entonces lo siguiente, el equipo de proyectos ha especificado que para constatar el cumplimiento del objetivo específico antes mencionado, al tercer mes 50% de las tierras cultivables de la región deben estar dedicadas a la siembra del tomate.

Es decir, el equipo fijó una meta que debe alcanzarse al tercer mes para garantizar un resultado de orden superior. Ahora bien, al cumplirse el mes tres, el equipo de proyecto realiza un censo de las parcelas cultivables y se da cuenta que el porcentaje de tierras dedicadas a la siembra del tomate para ese momento es del 30%.

Este valor (30%) que toma la variable número de tierras cultivables en el tercer mes es nuestro indicador, que valga la redundancia nos indica que estamos por debajo de los previsto y tenemos ahora que comenzar a investigar basados en esta información, qué fue lo que afectó nuestro desempeño en el proyecto, para corregirlo y seguir adelante.

En conclusión tenemos entonces una variable que esperamos tome un valor en un momento determinado en el tiempo (meta) y el valor que efectivamente toma (indicador).

Salvado el punto continuemos con la matriz de marco lógico.

Los indicadores, la segunda columna de la matriz de marco lógico

En esta columna se colocan los indicadores que nos permitirán constatar si estamos cumpliendo o no con cada uno de los elementos de la primera columna o resumen narrativo de la intervención.

En la primera, segunda y tercera casilla de la columna de los indicadores, colocaremos aquellos que nos permitan determinar si hemos cumplido con el fin, el objetivo general y los objetivos específicos del proyectos. Estos se formularan como lo explicamos en el apartado anterior tomando en cuenta la cantidad, la calidad y el tiempo.

Por ejemplo, si seguimos con nuestro proyecto cuyo fin es incrementar el nivel de ingreso de los agricultores, su objetivo general incrementar la productividad de la agricultura en determinado sector, y uno de sus objetivos específicos proveer de un sistema de riego a las unidades agrícolas, un indicador para cada uno estos resultados esperados podría ser:

Al menos un 60% en el incremento del consumo de alimentos de los hogares de los agricultores, 3 años después de culminado el proyecto (indicador del fin)

Incremento en 40% del ingreso por venta en las cosechas de los productores agrícolas al culminar el proyecto (indicador del objetivo general)

Al menos 60% de las parcelas cultivables con sistema de riego a los 6 meses de comenzado el proyecto (indicador del objetivo específico)

En el caso de la cuarta casilla, donde se colocan los indicadores de las actividades, estos corresponden a los recursos utilizados en el proyecto, ya que a través de la ejecución de este podremos determinar si se ha cumplido o no con el plan de actividades.

De esta manera se conforma la segunda columna de la matriz de marco lógico, en el siguiente post hablaremos sobre las columnas restantes, medios de verificación y supuestos del proyecto.